Inicio de la web del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete

Saltar a contenidos
Decoracion. Mano de una persona escribiendo en un folio.

Barra de navegación

Esta usted en:
Compartir en FacebookCompartir en Twitter
Aumentar tamao del texto..
Tamao normal del texto..
Disminuir tamao del texto..
Escuche el contenido de esta pgina. Se abrir una nueva ventana..
Noticias del C.H.U.A. Texto completo.

Contenido

Fecha: 01/12/07


Durante dos días en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete


URÓLOGOS DE ALBACETE ORGANIZAN EL PRIMER CURSO DE CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA EN CASTILLA-LA MANCHA


De ámbito nacional, el curso ofrece a los profesionales la oportunidad de practicar una técnica difícil con una larga curva de aprendizaje.


Profesionales practican con el simulador durante el curso.


Profesionales practican con el simulador durante el curso.


Cuatro urólogos han participado en Albacete, durante dos días, en un curso intensivo de adiestramiento en cirugía urológica laparoscópica, una técnica que ha permitido a los cirujanos reducir el tamaño de las incisiones en las intervenciones quirúrgicas y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

El curso, de ámbito nacional y organizado por el servicio de Urología del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete (CHUA), ha permitido a los facultativos realizar unas jornadas intensivas de prácticas laparoscópicas en los laboratorios de la Unidad de Investigación del centro sanitario.

La cirugía laparoscópica en Urología es una técnica compleja con una larga curva de aprendizaje debido a la dificultad para realizar técnicas urológicas habituales por vía laparoscópica y al no existir una patología técnicamente sencilla y con una elevada prevalencia como sí ocurre en otras especialidades.

El aprendizaje clínico, por lo tanto, es complejo y difícil, por lo que se hace necesario un entrenamiento previo frecuente tanto en laboratorio como con animales de experimentación.

Dirigido por el jefe de servicio de Urología, Julio Virseda Rodríguez; y coordinado por el urólogo Rafael Ruiz Mondéjar; el curso ha sido impartido por facultativos y residentes de Urología del CHUA y ha contado con la colaboración del Centro de Experimentación Médico-Quirúrgico del CHUA, dirigido por Dolores García Olmo; y la Facultad de Medicina.

Los cursillistas, procedentes de Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana, han asistido a una cirugía en directo en el quirófano del Hospital General Universitario de Albacete y han realizado dos cirugías más en abdomen superior y aparato urinario superior, y cirugía pélvica y sutura vascular.

Pioneros en la región

El Servicio de Urología del CHUA introdujo la cirugía laparoscópica en julio de 2002, cuando se realizó la primera suprarrenalectomía laparoscópica. En enero de 2005 urólogos del CHUA efectuaron la primera prostatectomía radical laparoscópica, siendo el primer Servicio de Urología de Castilla-La Mancha que acometía esta intervención. La técnica de nefrectomía laparoscópica, tanto por patología benigna como maligna, fue introducida por el Servicio a finales de 2006.

Desde que incorporaron estas intervenciones a su cartera de servicios, los urólogos del CHUA han realizado 115 cirugías laparoscópicas: 30 suprarrenalectomías, 75 prostatectomías y 10 nefrectomías.

La cirugía laparoscópica es una actividad quirúrgica habitual en el Servicio de Urología del CHUA y es, además, un objetivo del Servicio que los residentes que terminan su formación tengan una sólida experiencia en cirugía laparoscópica, algo que ya ocurre en la actualidad.

Más calidad para el paciente

La laparoscopia es la alternativa mínimamente invasiva a la cirugía abierta convencional en la que una pequeña cámara llamada laparoscopio es utilizada para ver dentro del abdomen. De esta forma, el laparoscopio transmite la imagen de los órganos internos a un monitor de televisión a través del cual el cirujano pueda guiarse para realizar diferentes procedimientos quirúrgicos. El laparoscopio magnifica la imagen varias veces respecto al tamaño real, permitiendo una mejor visión de los órganos abdominales.

La cirugía laparoscópica sólo requiere 3 o 4 pequeñas incisiones (orificios de 0,5 a 1 cm.) en lugar de una herida de 15 a 20 cm. Por estas pequeñas incisiones se introducen los instrumentos con los que se opera.

Los pacientes que se han sometido a estas intervenciones han tenido los mismos beneficios terapéuticos de la cirugía abierta convencional pero con notablemente menos dolor postoperatorio, menos días de estancia en el hospital, una recuperación mas rápida y mejor resultado estético. Así como un retorno mas rápido a los hábitos dietéticos habituales y a la actividad normal.



Pie de página

Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. Webmaster. Todos los derechos reservados. Nota Legal.


HTML 4.01 Transitional válido - CSS Válido - Icono de conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el 	Contenido Web 1.0 del W3C-WAI - Validado por TAW